Sobre el Acuerdo para legalizar e institucionalizar los grupos de defensa en Michoacán

El día de ayer, 27 de enero de 2014, el Gobierno de la República, a través de Alfredo Castillo Cervantes (Comisionado para la Seguridad en Michoacán) y de Enrique Galindo Ceballos (Comisionado General de la Policía Federal), el Gobierno de Michoacán a través de su des-Gobernador Fausto Vallejo y por representantes de los Grupos de Autodefensa, se firmó el Acuerdo para Institucionalizar a los grupos de autodefensa michoacanos. En este sentido, este acuerdo está integrado en la parte sustantiva por 8 punto, los cuales, cada uno tiene sus particularidades específicas, ya que toca elementos importantes que han generado, en primer lugar el contexto de violencia, exclusión y pobreza que ha vivido el Estado de Michoacán y en segundo lugar la aparición de los grupos de autodefensa. Por lo mismo, resulta fundamental, reflexionar en torno al mismo, poniendo especial atención a los resultados que eventualmente se pueden conseguir.

Una de las particularidades que han permitido a los grupos de autodefensa diferenciarse claramente de las “autoridades formales”,Autodefensas son las acciones inmediatas que se llevan a cabo para tratar de enfrentar las problemáticas que se presentan en las comunidades. Entre estás problemáticas que destacan por su importancia e impacto negativo sobre las comunidades, se encuentran las detenciones que se llevan a cabo de formas variadas por los grupos civiles armados de organizaciones y grupos dedicados a despojar de sus propiedades, de su vida y de miembros de las familias de los grupos de autodefensa.

En este sentido, en el punto 1 del acuerdo firmado entre el Estado mexicano y los grupos de autodefensa se establece que “las autodefensas se institucionalizan al incorporarse a los Cuerpos de Defensas Rurales”, más adelante indica que “estos cuerpos serán temporales y estarán bajo el mando de la autoridad en los términos de las disposiciones aplicables”.

Si nos vamos a una reflexión sencilla sobre estas líneas recuperadas del primer punto del acuerdo antes mencionado, tenemos una gran cantidad de elementos para el análisis y el debate. En este sentido, por lo menos habrá que tocar los  temas de la institucionalización, la subordinación, la legalidad y por supuesto el monopolio de la fuerza legítima.

– Institucionalizar implica fortalecer la legitimidad y legalidad del sistema político. En este sentido, para nadie es un secreto que actualmente el Estado mexicano enfrenta una crisis estructural debido a la serie de actores y retos que en el siglo XXI han aparecido. Al “institucionalizar” a los grupos de autodefensa, el gobierno mexicano se reposiciona frente a una de las organizaciones que había asumido las funciones que histórica y legalmente debía de proporcionar.

– La “institucionalización” de las organizaciones de autodefensa implica un doble reconocimiento: por un lado, el reconocimiento de los “poderes legales” del Estado Mexicano –Gobernador, Congreso Local, Policías, etc-;  en segundo lugar, reconocimiento de los “procedimientos” legales, administrativos y formales para llevar a cabo una “detención” de presuntos delincuentes, con lo que se abre la posibilidad de desactivar y volver ineficaces las prácticas de detención inmediata de criminales que les permitió a los  grupos de autodefensa conseguir apoyo y reconocimiento por parte de las propias comunidades donde llevaban a cabo sus actividades.

– Si se habla de “institucionalización” de las organizaciones de autodefensa, las cuales se levantaron en armas para proporcionar seguridad que el Estado no pudo proporcionar, se habla en resumidas cuentas de que el Estado recupera el monopolio de la fuerza, ya que los grupos civiles armados, que en sus inicios germinaron a partir de una autonomía de procesos y objetivos, formas de actuar y representaciones ajenas a las instituciones formales, ahora pasan a reconocer a la “autoridad formal”, así como a sus procedimientos y estructuras jerárquicas.

Obviamente el debate puede llevarnos a enlistar más características que implica la “institucionalización”, sin embargo aquí solo se puso atención a tres para abrir el debate, el cual se puede ampliar si se abordan los 8 puntos que integran en acuerdo firmado entre los grupos de autodefensa y el Estado Mexicano.

Soc. Víctor Daniel García García

Reforma Petrolera y Energética: Innecesaria e Inmoral.

Para “desintoxicar” a la ciudadanía que se encuentra en un letargo compartido, es fundamental cuestionar las declaraciones que los proreformistas han hecho para justificar las modificaciones a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución Política que se llevaron a cabo por el Congreso de la Unión en este diciembre de 2013 y que están encaminadas a otorgar permisos y concesiones a empresas extranjeras para beneficiarse de los recursos energéticos y petroleros de México.

Dentro de estas declaraciones destacan por su falta de análisis profundo, las que compartió Cesar Camacho Quiroz (El Universal, Reforma Energética indispensable y urgente)[1], presidente del CEN del PRI y defensor a ultranza del remate del sector energético y petrolero nacional, según este político:

–          Se preserva la propiedad de la Nación sobre los energéticos en el subsuelo mexicano // Sin embargo, se le olvida mencionar que el petróleo en boca de pozo será propiedad de los “operadores” cuando paguen el respectivo “derecho” de propiedad, es decir, se pierde el control de la propiedad del petróleo a favor de los “operadores” (Royal Dutch Shell; Exxon Mobil; Chevron; British Petroleum).

–          Se proponen mecanismos de contratación que permiten aprovechar la riqueza petrolera para que sirva mejor a los mexicanos y se permite que en la exploración y extracción, colaboren particulares, para reducir el costo y disminuir los riesgos financieros //

–           // es decir, se permiten las concesiones que fueron prohibidas desde la expropiación petrolera y que permitieron que el sector petrolero fuera el pilar del crecimiento y desarrollo nacional.

–          Contratos de utilidad compartida la inversión de los trabajos corre por cuenta del contratista bajo su riesgo //

–          Los contratos de producción compartida el Estado se compromete a pagar con un porcentaje de la producción obtenida // es decir, que los pagos que se realice a los “operadores” será con el propio petróleo, que antaño servía para financiar el desarrollo nacional.

–          Las empresas podrán reportar para efectos contables sus beneficios esperados, precisando que los hidrocarburos que se encuentran en el subsuelo son propiedad de la nación mexicana // Pero el petróleo a pie de pozo ya es de su propiedad.

–          Se fomenta la creación de Empresas Productivas del Estado que en esencia buscan establecer mecanismos que generen mayor productividad y competitividad,  posibilitando con esto los contratos y las licencias con empresas privadas para que lleven a cabo actividades de exploración y producción de petróleo e hidrocarburos.

En este mismo orden de ideas se le olvida a Cesar Camacho, exgobernador priista del Estado de México y uno de los mentores del actual inquilino de los pinos,  que para el caso de la industria petrolera:

–          Hace más de tres décadas que no se construye una refinería, la última de que se tiene conocimiento fue construida en 1979.

–          Se indica en la reforma que se requiere adquirir conocimiento y capacidad para poder acceder a yacimientos en aguas profundas, pero nada se comenta de la necesaria vinculación de nuestro recurso humano especializado y formado en el IPN, la UNAM y otras Universidades nacionales.

–          En esta reforma no se establecen las responsabilidades precisas de las legislaciones y dependencias del gobierno federal encargadas de “vigilar” la actuación de los operadores privados.

–          PEMEX estuvo sujeto a un esquema fiscal que financió no solo a la administración federal, sino también las corruptelas de políticos priistas y panistas, entre las que destacan campañas presidenciales (no se nos olvide él PEMEXGate) y opulencia de líderes petroleros y familias.

–          Para pagar los “derechos” de propiedad del petróleo en boca de pozo no se establece que legislación regulará lo anterior, la discrecionalidad es la característica fundamental.

Aunado a lo anterior, dentro del proceso de “apoyos” que ha recibido esta acción de traición a los postulados de la revolución mexicana, destacan aquellas acciones que desde los cuerpos de seguridad se han implementado para proteger y generar las condiciones propicias para llevar a cabo los procedimientos legislativos inmorales y desaseados para aprobar y secundar la reforma a los artículos antes mencionados. Si recordamos la propuesta de Wright Mills, este sociólogo norteamericano propone la categoría conceptual de “élite del poder” la cual engloba a los hombres políticos, económicos y militares. Al hacer una contextualización al caso mexicano, actualmente los hombres no propiamente militares, sino ubicados en instituciones de seguridad pública o ciudadana son aquellos que están siendo el pilar fundamental, esencial, para llevar a cabo las prácticas de traición.

Si para Wright Mills la sociedad norteamericana estaba caracterizada por ser un capitalismo militar, donde los señores de la guerra (militares) jugaban un papel fundamental en la elite del poder norteamericana, para el caso de la sociedad mexicana desde hace más de 15 años, se viene implementando un proceso de fortalecimiento de las instituciones de seguridad pública (policias, granaderos, corporaciones de reacción inmediata, etcétera) que han estado encaminadas a generar un contexto de miedo, inmovilidad y creación de un consenso de inseguridad para justificar dicha militarización civil.

En este sentido, las acciones que se vieron en últimos días, donde las corporaciones policiales protegieron y defendieron a los legisladores federales y locales para aprobar y secundar la reforma energética y petrolera, es la culminación de un proceso que se ha venido gestando desde cuando menos quince años, para corroborar lo anterior, baste recordar algunos actos donde se utilizaron a estas fuerzas represivas para mantener el orden y la seguridad.[2]

Por lo mismo, desde mi punto de vista, si bien es cierto que es necesario analizar la ausencia de apego a los procedimientos legales del proceso legislativo, la falta de debate en las Cámaras, las prácticas que se reviven de mayoría mecánica para aprobar alguna norma o reforma, un punto importante que no debe de pasar desapercibido es la relevancia que han tomado los cuerpos policiacos, que se presentan actualmente como una institución incluso superior a los “poderes soberanos” sobre los que se basa la república.

Este poder “metaconstitucional” que antaño era típico del PRI-Gobierno, hoy está concentrado en las personas que regulan y controlan las instituciones policiales, poder que se muestra amenazante, intolerante ante la disidencia, inmoral, violento y peligroso para la estructura social democrática.

Esta reforma energética y petrolera es innecesaria porque no se atendió el problema de fondo que enfrenta este sector en México, es decir, la corrupción imperante en la alta burocracia y la asignación de recursos para su desarrollo y crecimiento.[3] Esta reforma es inmoral  porque atenta contra todos los procesos legislativos y porque atenta contra los derechos y garantías constitucionales de las y los mexicanos, al negarles su participación directa en la toma de decisiones del sector productivo fundamental del país.

Soc. Víctor Daniel García García

180420_MORENAPuebla2_1


[2] Recordemos la violación a la autonomía de la UNAM al momento en que la PFP entro a detener a estudiantes en un contexto de un movimiento estudiantil; otro acto donde se presenció el uso de la fuerza sin previo intento de diálogo fue la represión que se llevó a cabo en Atenco, Estado de México por parte de corporaciones federales y del Estado de México; otro acto donde los cuerpos policiales evidenciaron la relevancia que tienen para mantener el actual sistema es el que se presenció en el movimiento social oaxaqueño.

[3] Desde 1979 no se construye una nueva refinería en el país. A partir de 1983 los tecnócratas del gobierno dejaron de considerar como prioritario al sector energético. “La gran tentación. El petróleo de México”. Lopez Obrador, Andrés Manuel. México, Grijalbo, 2008. La misma Revista Forbes coloca al líder del STPRM como uno de los 10 políticos más corruptos en México.

El “Buen Fin” y el Consumo como Acto Político

Desde hace un par de años, en México se viene reproduciendo una política mediática orientada, según los discursos oficialistas, a impulsar el mercado interno y fortalecer la economía nacional. Mediante la lógica de impulsar un fin de semana donde las grandes, imagesmedianas y pequeñas empresas reduzcan los precios de los productos y servicios, las autoridades en turno y los representantes empresariales (principalmente) se presentan como los paladines de las exigencias que la opinión pública genera a partir de promover el evento llamado “El Buen Fin”.

Desde distintos puntos de vista, esta acción conjunta entre gobierno y empresarios, puede obtener críticas serias,  que encuentran su fundamento en que solamente se engrasa la máquina de consumo irracional que a final de cuentas impulsa el consumo irracional e innecesario (consumo irresponsable), que tiene como trasfondo una forma de esclavitud moderna, que es moderada por las grandes corporaciones. Una esclavitud alienada que no pone atención en entender las lógicas de explotación (humana y ambiental) y de tercerización del trabajo que se presentan para la generación del bien que adquieren.

En este sentido, es importante reflexionar que el consumo irracional que se impulsa con “El Buen Fin” no se corresponde con la realidad de los ingresos económicos que las familias desembolsaran, por los mismo los hábitos de compra irresponsables que se transmitirán en días cercanos en medios de comunicación,  se pueden entender como un respuesta racional del individuo, una respuesta autointeresada a sus alternativas limitadas que el sistema les permite.

Actualmente, el proceso relacional de producción, intercambio, distribución y consumo de los bienes, que para el marxc2bfel-buen-fin-para-quienismo era el proceso donde se genera la riqueza y el desarrollo de los países, se  encuentra liderado por las políticas empresariales de las empresas, que utilizan las estructuras política administrativas de sus Estados-Nación de origen para mantener incólume la lógica de diferenciación internacional del trabajo y por ende el intercambio desigual entre economías desarrolladas y no desarrolladas.

Por lo mismo, desde mi posición, frente a estas “políticas” de consumo irracional, debemos posicionar la idea del consumo como acto político, a partir de rechazar y cuestionar. Rechazar las prácticas de apoyar el incremento de la plusvalía de las grandes empresas y almacenes a partir de trabajar mediáticamente a la ciudadanía a través de un “buen fin”. Cuestionar la falta de ética de las empresas con sus empleados, que se convierte en un doble discurso, escondiendo las lógicas de explotación, las condiciones laborales de esclavitud, y la autorregulación voluntaria empresarial, a partir de sus programas de responsabilidad social corporativa que en el fondo sólo simulan intervención y preocupación empresarial por el uso irracional de los recursos naturales y humanos.

Soc. Víctor Daniel García García

12/11/2013

Pacto por México

Víctor Daniel García García[i]

El pacto por México representa un acuerdo político oligárquico a través del cual, el Gobierno Federal y los tres principales partidos políticos en México establecieron un conjunto de acuerdos inmorales orientados a mantener las relaciones de poder características de los Estados clasistas.

Dentro de los objetivos que persigue este Pacto y que necesariamente tienen 03Pacto por Mexicoque ser rastreados a partir de ver el trasfondo de este acuerdo están:

– la intensificación de las políticas neoliberales en el contexto mexicano;

– reestructuración del régimen político bonapartista a partir de regenerar las dinámicas presidencialistas autócratas; fortalecer el “capitalismo de compadrazgo” que encuentra su esencia a partir de posicionar a personeros de la clase política que controla el poder en lugares políticos estratégicos para generar el contexto idóneo para la intensificación de las políticas neoliberales;

– establecer la directrices básicas a partir de las cuales, los tres partidos políticos firmante acuerdan, aceptan y respetan sus respectivos beneficios y prebendas, a cambio de apoyar, sin grandes miramientos y cuestionamientos las propuestas hechas por el ejecutivo;

– desvalorización del congreso mexicano, antaño poder autónomo desde donde se “diseñaban” y “discutían” eventuales modificaciones o creación de políticas públicas dirigidas a la población;

– deslegitimación de cualquier expresión de protesta social, lo anterior a partir de presentarlas las exigencias, demandas y militancia como expresiones eminentemente “desviadas”, “irracionales” y fuera del contexto del progreso y desarrollo nacional. Esta deslegitimación se consigue a través de la complacencia y apoyo de la mayoría de los medios de información en México, los cuales como bien sabemos, son propiedad de sujetos que en no pocos casos patrocinan campañas políticas y por supuesto a políticos de todos los institutos políticos.

Estas políticas de corte eminentemente neoliberal,[1] se han destacado por ser estrategias desastrosas a nivel político, económico y social en países donde se han implementado, por lo mismo, cobra relevancia revisar a grandes rasgos, las reformas que se han derivado del Pacto por México.

La primer reforma que desde el ejecutivo se presentó fue la reforma Laboral (estoy conciente de que esta reforma no estaba incluida en el pacto, sin embargo se ubica dentro del contexto de cambio de sexenio, es evidente que la propuesta realizada por el ejecutivo saliente fue el inicio de la serie de propuestas que ahora estamos presenciando), la cual tuvo por objetivo fundamental flexibilizar y desaparecer el conjunto de derechos que históricamente había conseguido la clase trabajadora. Por su parte la reforma Educativa ha puesto sus intenciones en sentar las bases para una eventual privatización de la educación en el mediano plazo. La reforma fiscal presentada como una iniciativa progresista de corte social, está orientada a castigar más a los ciudadanos que ya se encuentran cautivos en términos recaudatorios. La reforma Energética como todos sabemos, se presenta con la letanía de modernizar a Pemex sin que el Estado pierda la rectoría de los recursos energéticos, sin embargo el trasfondo es la apertura de Pemex al capital privado, privilegiando el de las grandes empresas transnacionales. En lo que respecta a la reforma en Telecomunicaciones que desde el ejecutivo se presentó como una iniciativa para propiciar la competencia entre los entre las empresas del ramo, tiene como objetivo fundamental realizar pagos políticos a las televisoras, destacando como todos sabemos a Televisa por los favores hechos a Enrique Peña Nieto en la última elección y a la clase política y económica en los últimos cincuenta años.

El Pacto por México que ha sido apoyado y firmado por los tres partidos políticos electoreros más representativos del país, es una estrategia de intensificación de las políticas neoliberales orientadas a debilitar la autonomía y soberanía del Estado mexicano para mantener y fortalecer el colonialismo internacional encabezado por las principales empresas transnacionales.


[1] La reflexión que hace John Ackerman respecto al “(neo) liberalismo autoritario” es enriquecedor para caracterizar la intensificación de la políticas neoliberales a partir del regreso del PRI a la presidencia de la República.


[i] Sociólogo. g2vick@yahoo.com 10102013

NOTAS SOBRE LA CONSTRUCCIÓN DE LA VIOLENCIA MEDÍATICA

Víctor Daniel García García[1]

En los últimos años, en contextos diversos y diferentes, en Europa, América Latica o Asia, se han presentado un conjunto de fenómenos socio-políticos caracterizados por el rechazo al mantenimiento de las relaciones de explotación, despojo y simulación, los cuales han sido utilizados por los medios de información alineados al sistema para construir un discurso hegemónico que en la mayoría de los casos busca deslegitimar y enmarcar como desviados y terroristas estas expresiones militantes que se oponen de formas diversas a los procesos hegemónicos de reproducción del capital.

La forma privilegiada para deslegitimar las formas alternas de lucha, de expresiones militantes que no se alinean a los canales institucionalesViolencia_Mediatica_pa_dentro__0 “socialmente aceptados”, es construir un consenso social de rechazo, de estigmatización, de enjuiciamiento, a partir de un encuadre mediático que en la mayoría de los casos, privilegia la presentación mediática (visual y narrativa) de acciones caóticas, violentas e irracionales descontextualizadas de la situación/acción específica en donde se presentaron y para la cual se llevaron a cabo.

Esta forma de deslegitimar la lucha militante, principalmente de izquierda progresista, se realiza través de la construcción mediática de la violencia por parte de los medios de comunicación, los cuales en la gran mayoría responden a interés específicos, intereses que muchas veces están directamente defendidos por “representantes populares” que impulsan mediante normatividades inmorales, prebendas o privilegios específicos.

La construcción mediática de la violencia, al buscar generar un consenso de rechazo social por parte de los públicos es de naturaleza:

espectacular al descontextualizar las acciones de protesta o las movilizaciones populares al poner de relieve un énfasis  en una “irracionalidad” que en la mayoría de los casos no existe;

riesgosa porque incita a una división de la sociedad al establecer esferas de “opinión pública” de apoyos, simpatías o rechazos respecto de la causa enjuiciada por dichos medios;

confrontativa, es decir, genera “bandos”, los que están en contra de estas expresiones y los que están a favor (irracionales, vándalos, terroristas), e;

ilegitima, porque ataca la acción militante, que en la mayoría de los casos ejerce sus derechos, dejando de lado las expresiones de infiltración y provocación por parte de cuerpos policiales.

Por lo mismo, como una necesidad de quienes nos autodefinimos como militantes de izquierda, la construcción mediática de la violencia necesita ser cuestionada, estudiada, reflexionada y los más importante, identificada en el preciso momento en que se está construyendo y difundiendo, lo anterior para evitar que sea aceptada de forma a-crítica por parte de los públicos a los que se encuentra dirigida y que en no pocos casos, se encuentran inmersos en una zona de control por parte de los medios de comunicación. A continuación describo once características de la construcción mediática de la violencia:

1.- Genera representaciones particulares: dichas representaciones están encaminadas a deslegitimar y enjuiciar las acciones que los movimientos sociales llevan a cabo, lo anterior a través de generar estructuras comunicativas que esconden en la mayoría de los casos los Violencia Mediaticamotivos y las causas de la movilización popular.

2.- se presenta a través de una campaña agresiva de defensa de la ley y el orden: a través de los medios, se estructuran un conjunto de discursos dirigidos a todos los públicos altamente cargados de contenido legaloide que orientan sus intenciones a posicionar la idea de que las acciones de violencia, represión o intimidación se orientan a mantener el orden, la paz y la seguridad del Estado.

3.- busca inhibir la organización y acción política militante: como consecuencia de las dos características antes anotadas, estas actividades buscan desactivar o inhibir en el corto plazo la organización y acción militante a través de dar una “lección”, un “escarmiento” a los liderazgos populares más visibles.

4.- procesan la información para construir una opinión pública adhoc: los medios de comunicación se encargan de discriminar y seleccionar información adecuada para el encubrimiento de la violencia. En este caso, son los primeros en construir el encuadre violento a partir del cual se justificará la violencia física y la represión colectiva.

5.- reinterpretan la acción militante como un “sin sentido” con lo que buscan construir un consenso mediático para su eliminación: a partir de mesas de análisis con “expertos” en la materia, los medios de comunicación generan un discurso y transmiten una opinión pública donde cualquier tipo de acción militante o simpatía a la misma es considerada como irracional, sin sentido, poco reflexiva, con lo cual se trata de criminalizar y deslegitimar la fuerza del discurso del movimiento social.

6.- estructuran un discurso para desacreditar una demanda legítima: la creación de la opinión pública que emana de los medios de información a partir de “análisis profundos”, conocedores de la temática,  está orientada a desvalorar las exigencias de las movilizaciones y a desacreditar las acciones militantes.

7.- buscan que el asunto político causante de la movilización y acción política quede en un segundo o tercer nivel de importancia: a partir del encuadre mediático, en donde previamente se ha analizado y desacreditado la movilización y las demandas sociales, la violencia mediática pasa a posicionar las acciones de enfrentamiento y violencia como el elemento noticioso, mientras que la causa de fondo que dio origen a la acción militante y a su movilización pasa a un segundo o tercer plano.

8.- se trabaja “emocionalmente” sobre la audiencia para generar u rechazo social con un supuesto “conocimiento de causa”: a partir de utilizar escenarios dramáticos y socialmente peligrosos, se busca influir en el subconsciente de la población para desvalorar y estigmatizar las movilizaciones, protestas y acciones militantes.

9.- sienta las bases para una ofensiva institucional de represión (violencia institucional): al haber trabajado la deslegitimación de la protesta social y de la acción militante se estructuran las bases que permiten la justificación de acciones represivas y de violación a los derechos humanos de los integrantes de los movimientos sociales.

10.- descontextualizan la protesta y ubican la acción militante como desviada o terrorista: para los medios de comunicación alineados al sistema, la acción militante y la protesta social atenta contra el “estado de derecho”, contra la paz y las buenas costumbres, por lo mismo la presentan como acciones desviadas, irracionales y no pocas veces con tintes terroristas, que ocasionan que la población que estructura su opinión a partir de los medios de comunicación, enjuicien y rechacen la acción militante.

11.- pone atención a la violencia discriminada que se encuentra fuera de los patrones ritualizados de la acción militante y que es causada por provocadores e infiltrados: pocas veces lo medios de comunicación ponen atención en el posicionamiento que los movimientos sociales hacen respecto a sujetos infiltrados y provocadores, los cuales son financiados y patrocinados por quienes ven peligrar sus intereses, prebendas y beneficios.

En resumidas cuentas, la violencia mediática que es construida, fomentada y difundida por los medios de comunicación alineados al sistema de poder, son el preámbulo y la justificación para acciones de corte represivo, irracionales que buscan minimizar y eliminar la acción militante y los movimientos populares.


[1] Sociólogo. g2vick@yahoo.com 10/04/2013

Exclusión Juvenil y de Género: Expresiones de una violencia velada.

El libro “Exclusión Juvenil y de Género. Expresiones de una Violencia Velada” es el resultado de una investigación cuantitativa y cualitativa que tuvo por objeto observar una de las modalidades más sofisticadas de la violencia, esto es, la exclusión de las y los jóvenes de los circuitos básicos de oportunidad por parte del sistema social y de los gobiernos municipales.

El proyecto se centra en los municipios de Atizapán de Zaragoza, Coacalco de Berriozábal y Tultitlán de Mariano Escobedo. Tiene por finalidad abonar en datos y reflexiones útiles para la elaboración de políticas públicas constitutivas y de integración, dirigidas a las juventudes, con una perspectiva de género.

Les invito a leerlo:

Exclusión juvenil y de género. Expresiones de una violencia velada -PDF-

La Reforma Neolaboral

La Reforma Neolaboral -PDF-

La avanzada neoliberal ya esta en marcha, las “reformas” que modernizaran y beneficiaran a México se han comenzado a aplicar, las ideas que se presentaban sobre la necesidad que tenía la oligarquía de imponer a Peña Nieto ahora se han vuelto una realidad, el neoliberalismo se apuntala, se fortalece, se expresa fehacientemente a través de la reforma laboral.

El contubernio que existe entre el PRI y el PAN no es nada nuevo, siempre han actuado como comparsas para conseguir beneficios y prebendas que benefician a pequeños grupos y que impactan negativamente sobre la población mexicana, el descaro ha sido la propuesta de reforma que envía Cálderon al Congreso de la Unión para reformar una de las pocas conquistas del pueblo de México materializada en Ley que había podido esquivar por más de quince años los intentos neoliberales de modificación.

Las premisas sobre las que se basa esta reforma neolaboral (neoliberal) argumentan que con la misma se: 1. Generaran empleos de calidad; 2. Se impulsara la competitividad; 3, se fomentará el crecimiento económico. Con estos supuestos los voceros del régimen y aquellos busca chambas intentan convencer a la población de las bondades y beneficios de la reforma, sin embargo, al realizar un análisis de cada una de estás premisas, el argumento presentado se viene abajo.

Uno de los argumentos con los que presentan la reforma laboral menciona que se generaran empleos de calidad, para hacer una reflexión al respecto, lo primero que debemos de hacer es ubicar el lugar en donde se ocupa la fuerza de trabajo, en este sentido habrá que tener presente el porcentaje de la población se encuentra en la informalidad, así como el porcentaje que se ubica en la economía formal, por otro lado se encuentra la subformalidad que hace referencia a la posición que ocupan trabajadores que no reciben ningún tipo de beneficios sociales, el desempleo en el cual se ubica gran parte de la población y por supuesto la ilegalidad y la migración. La reforma al argumentar que generará empleos de calidad pone poca atención en entender que se entiende con esta definición conceptual, ya que un empleo de calidad refiere a puestos de trabajo con ingresos dignos, que le permitan al trabajador no sólo satisfacer sus necesidades más inmediatas (alimenticias y de salud), sino también contar con ingresos que le posibilite acceder a bienes y servicios para su recreación y crecimiento cultural, espiritual, entre otras. Por lo mismo, la “creación” de empleos formales que impacten en la reducción de la informalidad, la subformalidad, el desempleo y que genere opciones para no caer en la ilegalidad va más allá de empleos con formas de contratación por horas, se requiere una política de fondo que impulse una modalidad de empleo con todas las garantías y derechos sociales, que posibilite un ingreso económico digno y que le permita al trabajador/a desarrollar a plenitud sus capacidades y habilidades.

Por otro lado, la reforma es presentada como la panacea para generar crecimiento económico, sin embargo, la pregunta atinada es ¿Quiénes detienen el crecimiento económico? Ya que los artilugios que se exponen le achacan la culpa a los trabajadores/as, es decir, para el gobierno y los sujetos que lo controlan, el problema es fundamentalmente la clase trabajadora que exige sus derechos, sin reflexionar en las empresas monopólicas que controlan el mercado y que en la mayoría de los casos gozan de exenciones fiscales que imposibilitan que ingresen recursos a las arcas nacionales y así crear infraestructura y desarrollar nuestro mercado interno; tampoco se pone atención (y si se pone, se rechaza) a la necesidad de modificar y atacar directamente al sindicalismo charro que impide un crecimiento pleno de los/as trabajadores/as.

El último punto con el que se pretende apuntalar la reforma neolaboral es la que reza que con está reforma se impulsará la competitividad, entendida está última como la capacidad del sector empresarial de posicionarse en el mercado global, obviamente este posicionamiento competitivo se realizará a partir eliminar los derechos laborales conquistados por épicas luchas obreras y desapareciendo cualquier resquicio legal que le permita al trabajador/a exigir derechos, por lo mismo el impulso obsesivo para que se aprueben las modalidades de contratación por horas, el contrato a prueba, el pago por horas o el outsourcing.

Con estos tres puntos pretenden apuntalar y echar a andar una reforma que viola tajantemente los derechos de las/os trabajadores y que transgrede normatividades legales internacionales que los gobiernos mexicanos han firmado a lo largo de la historia. Sin lugar a dudas uno de los puntos ausentes en este debate es el tema de la ética, la cual no se presenta en ninguna de las acciones que llevan a cabo los/as legisladores que apoyan esta aberración de reforma y claro que mucho menos en quienes la elaboraron e impulsan, el gran empresariado nacional e internacional.

Soc. Víctor Daniel García García

v.garcia@cojetac.org

http://www.revistarevuelta.org/index.php/2013/04/la-reforma-neolaboral/

Sobre la militarización de la política

Militarización y política

…Uno de los conceptos que desde las primeras disertaciones de filosofía y teoría política han tenido una relevancia sustancial como categoría constituyente para la organización de las comunidades, es la política, la cual ha sido interpretada, definida, conceptualizada y llevada a la práctica de muy diversas formas, incluso, en algunos casos, contradictorias.

La actual coyuntura de crisis estructural que enfrenta el sistema mexicano, caracterizada por una crisis institucional de amplias dimensiones, una crisis económica que va dejando poco a poco a amplias franjas poblacionales en la pobreza, y en una crisis política causada por la avaricia y el pragmatismo de quienes se rehúsan a dejar sus prebendas políticas; ha ocasionado que gran parte de la población mexicana tenga una percepción “negativa” y un desdén poco racional respecto a la acción “política”, ya que existe una aceptación colectiva errónea y poco reflexiva respecto a que dicha actividad sólo es ejercida por políticos. Por lo mismo se acepta la premisa de que es poco o nada productiva y sólo sirve para la consecución de intereses grupales, los cuales se encuentran alejados de las necesidades más inmediatas y urgentes de la mayoría de la población; es decir, hay un juicio colectivo a partir de la “política sin moral”, la cual subsume las normas morales, como la libertad, la responsabilidad o la dignidad. (Sánchez Vázquez, 2007)…

Artículo Completo: REVISTA_REVUELTA_Sobre la militarización de la política -PDF-

SOBRE PERIPLOS Y ANDANZAS CIVILES

Las Organizaciones de la Sociedad Civil enfrentan un conjunto de limitantes organizativas y contextuales que requieren de habilidades y capacidades organizativas para progresar y lograr tener incidencia, sin embargo a parte de desarrollar dichas capacidades se requiere pensar en insertar a la mayor parte de la población a sus acciones para generar y promover contextos seguros y de desarrollo comunitario.

Artículo Completo: Revista FUNCRE-SIENDO “Sobre periplos y andanzas civiles” -PDF-

SOBRE SOCIEDAD CIVIL: POSICIONES ENCONTRADAS

Hablar sobre Sociedad Civil (SC) es adentrarnos a un concepto que ha estado en el debate del pensamiento socio-político desde las primeras reflexiones de teoría y filosofía política, por ende aquí quisiera prescindir del debate teórico-conceptual “clásico” del concepto y abocarme a interpretar las ideas y propuestas contemporáneas respecto a lo que se puede entender por sociedad civil.

Inicio  mencionando que SC es un concepto polisémico, difícil de definir, e incluso en algunos casos contradictorio, por ende parto definiendo en términos panorámicos lo que se entiende comúnmente por SC, para tener un referente teórico que me sirva como base para el resto del ensayo.

Una explicación habitual que se encuentra en cierta literatura política y sociológica, nos menciona que existen en el sistema social tres grandes esferas de acción; la esfera estatal, la esfera económica y la esfera social; en esta última es donde se ubica la SC. Ahora bien, al interior de la esfera social se presentan contradicciones y dinámicas dialécticas que estructura, re-estructuran, determinan e influyen sobre las otras dos esferas del sistema social.

Artículo Completo: REVISTA_REVUELTA_Sobre Sociedad Civil Posiciones Encontradas -PDF-