EL ORDEN LA LEGALIDAD Y LAS INSTITUCIONES

En los últimos días de este año, que será recordado por la represión, la desilusión y la decepción democrática, hemos sido testigos de una serie de spot  que intentan a través de los medios de comunicación, legitimar el gobierno calderonista que mediante ardides, traiciones, mentiras, represión, fraude electoral, entre otras tretas, alcanzo el mando del poder político, es decir, alcanzo el poder para una pequeña minoría que gobernara como se ha visto en estos pocos días con mano dura y si es necesario con sangre y muerte de quienes no aceptan dicha imposición.

Aquí quiero hacer alusión a el spot que menciona que en “México prevalecerá el orden, la legalidad y las instituciones”, y que tiene como fondo un contexto en donde la institución castrense tiene una relevancia.  

Cuando escuchamos la palabra orden, una de los  vocablos con la cual asociamos esta palabra es con la de paz, es decir, creemos comúnmente que el orden es ese estadio donde no tenemos la aparición de conflictos de cualquier índole, ahora bien, esta creencia se ha ido expandiendo a lo largo del tiempo debido a los dictados que han implantado las clases políticas que han gobernado y dominado a la nación mexicana y la misma idiosincrasia que hemos heredado del sistema político mexicano, sin embargo, ¿tiene el orden en verdad que ver con la paz?, si la respuesta es no, entonces porque la clase política y en general la sociedad lo asocia con esta palabra; si la respuesta es un si, que tipo de paz debe existir para que aparezca un orden legítimamente aceptable por la clase política, es decir, que tipo de orden es el que la elíte política entiende por orden.  Espero pode responder esta frase algo  tautológica, al  desarrollar  breve mi argumentación.

El orden que la clase política entiende es aquel estadio o situación en la cual sus interese y los de su clase están libres de peligro o riesgo, es aquella situación donde sus dictados no están cuestionados, es aquella situación donde las mayorías están en un constante letargo que les impide ser ciudadanos concientes, activos y críticos de la desigualdad imperante de la comunidad política y por ende de quienes mediante ardides asumen ilegítimamente el poder. En este sentido creo entender la primer categoría que maneja la presidencia, Calderón y la clase política acepta en su spot, es decir, el orden que entiende como orden, es el que se asocia con paz, pero una paz burguesa, alienada, sumisa y aberrante, en la cual las desigualdades políticas, sociales, económicas, de raza, equidad, etcétera, no son atendidas y si los reclamos son lo suficientemente airados y logran alcanzar dimensiones elevadas de apoyo y solidaridad, son atendidas mediante las macanas, las botas, los soldados vestidos de policías, es decir, el orden que promete Calderón es un orden basado en la militarización de la sociedad, es un orden ausente de derechos humanos y civiles, es un orden de paz burguesa, es un orden de dependencia económica a EU, es un orden que privilegia al capital económico y que velara por protegerlo y mantenerlo en paz, en suma es un orden basado en un autoritarismo legalista. Esta opinión deriva de la serie de acciones que ha llevado a cabo Calderón en los pocos días en los cuales ha estado al mando del poder, hemos sido testigos que incluso días antes de asumir el  poder, ya sus colaboradores habían montado una treta par inculpar y criminalizar a un movimiento popular con reivindicaciones sociales, justas y legitimas, hemos sido testigos de cómo el día en que por mandato constitucional tenia que asumir el poder frente a la institución que consagra la republica y le da vida a la democracia, prefirió asumirla frente a militares, es decir, prefirió darle prioridad a la institución castrense simbólicamente expresar que sus dictados estarán respaldados por esta institución castrense, o como en estos días ha pretendido mediante el envío del PEF 2007 a la chamarra baja reducir el presupuesto a la educación, la cultura o los programas sociales, en aras de beneficiar de nueva cuenta  a las instituciones castrenses y policíacas, en fin, creo que estas acciones llevadas a cabo por el insustancial gobierno actual de México solo demuestran que el orden que atienden y entienden es el que se basa en una paz burguesa, que no cuestiones los dictados de la clase políticamente dominante y de la elite económicamente  dominante.

La legalidad descasa sobre un estado de derecho respaldado por normas y principios que  determinan las relaciones sociales dentro de una comunidad política, ahora bien, dicho estado de derecho descasa sobre la certidumbre, si ésta se encuentra ausente, el  principio de legalidad no puede hallarse, porque no existe un confianza ni certeza en las normas y principios sino todo lo contrario, la legalidad que tanto aclama el gobierno asesino y represor así como neo-fascista  no descansa sobre un principio de certidumbre en su constitución, es decir, la legalidad en la elección sobra la cual basa su triunfo nunca se logro adquirir completamente,  si bien el tribunal electoral, máximo órgano legal que soluciona conflictos post-electorales decidió a favor de Calderón y desecho las impugnaciones aparecidas en la elección del pasado 2 de julio,  el gobierno que termino y el seudo-gobierno actual no han podido a lo largo de estos meses generar esa confianza en la legalidad que deriva de la certidumbre, no se ha podido generar dentro de la población mexicana una aceptación generalizada hacia el actual gobierno, hacia la legalidad, hacia el “estado de derecho”, por esto ultimo ¿que pasa cuando la legalidad no se sustenta con el principio de certidumbre?; se sustituye la legalidad,  por lo mismo, la forma o método a la que han recurrido los neo-fascistas panistas para tratar de legitimar su gobierno que no se ha logrado por la legalidad, es mediante la fuerza, así fuimos testigos de la represión utilizada contra los camaradas oaxaqueños y simpatizantes de la APPO, el magisterio y los estudiantes, vimos que por la fuerza el actual autodenominado presidente por las cúpulas en el poder económico, tomo posesión de su cargo mediante la toma de la tribuna del máximo órgano legislativo y de donde emanan las leyes (la legalidad) por sus seudo-representantes populares en la cámara baja, hemos visto que mediante una razón de estado basada en la fuerza pretende legitimar su gobierno, algo que mediante la legalidad no ha podido lograr.

El tan aclamado “estado de derecho” actual defendido a ultranza, es un autoritarismo legalista que es utilizado para beneficiar procesos y acciones que están acordes con los intereses de la paz burguesa antes mencionada, el “estado de derecho” sobre la cual descansa la “legalidad” actual mexicana, no esta sostenido sobre la certeza, sino sobre la fuerza, sobre la sin razón, sobre la imbecilidad, sobre la ineptitud y la usurpación legal a los procesos democráticos.

Por ultimo el spot de Presidencia menciona a las instituciones, esas estructuras político, sociales, económicas, culturales que determinan la acción de los individuos y de los procesos sociales, esas instituciones que en su conjunto abstracto representan al Estado mexicano, esas instituciones que en teoría están destinadas al mejoramiento de las condiciones materiales de las poblaciones. Estas estructuras que representan frente a la sociedad simbólicamente al Estado han sido invadidas por una corriente y visión del mundo que ha llevado a considerar al capital como el sujeto activo de la sociedad y que por ende a relegado a los seres humanos y a la ciudadanía en términos políticos a un segundo plano, lo que a ocasionado que  los procesos internos de las instituciones y todo el poder estructural (atribuciones)  que conlleva cada institución este siendo utilizado contra quienes debería de beneficiar, es alarmante  y a la vez preocupante que quienes están a la cabeza de las instituciones del Estado utilicen los programas sociales para beneficiar campañas políticas, como paso con la ex titular de la SEDESOL que beneficio la campaña de Calderón; que en aras de una razón de Estado se utilice a la institución de seguridad, es decir, a la SSP para criminalizar y reprimir a movimientos que exigen la transformación del Estado, como en Atenco, Michoacán y últimamente Oaxaca; o el conocidísimo caso del IFE y del Tribunal Federal Electoral en lo referente a las campañas y la impugnación de las elecciones respectivamente, ambas instituciones mostraron la debilidad de la legalidad y en cambio si mostraron que las instituciones responden a intereses de clase que están determinadas como bien sabemos por el poder económico.

En suma creo que el spot de la Presidencia,  el cual trata de empoderar y legitimar a Calderón a través de un discurso que promueve el orden ausente en la sociedad mexicana, una legalidad inexistente para la mayoría de la población y unas instituciones que promueven favores políticos y no responden a los interese de la población, representa un intento de disimular la desconfianza  que sienten las elites económicamente dominantes en esta clase políticamente dominante débil  ya que ha sido incapaz de controlar los movimientos reivindicatorios de demandas populares y de vigilar a la sociedad civil para que entre en la lógica de la confabulación  sociedad política-sociedad civil.

Conciencia Negativa No. 0

COPA

2007

Victor Daniel Garcia García

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: