CIRCULO VICIOSO

En la toma de protesta de cualquier Presidente/a Municipal, Gobernador/a de Estado o bien Presidente Constitucional de México, el hilo conductor que guía el discurso del político/a  que asume el poder, radica esencialmente en afirmar y prometer que en el ejercicio de su función pública se desprenderá de los intereses de su partido y grupales,  y por ende gobernará para todas/os los ciudadanos, buscando ante todo el bienestar general de la población, en estos discursos también se encuentran referencias al uso eficaz, eficiente, ético y transparente del recurso público, así como la denostación a las prácticas de corrupción y su negación a aceptarlas o protegerlas.

Estos discursos bonapartistas, pragmáticos, cínicos, embusteros y faltos de una ética pública que las y los políticos de todos los partidos pronuncian, sirven para ocultar de forma sutil las verdaderas prácticas, procesos y acciones antidemocráticas que las administraciones de los tres órdenes de gobierno llevarán a cabo, y que generan por ende un empobrecimiento del régimen político democrático y de la cultura cívico-política democrática, participativa, equitativa e igualitaria.

En días pasados y con motivo de las elecciones que se llevarán a cabo en varios estados de la República, hemos sido testigos de las prácticas antidemocráticas que varios gobernadores están implementando para mantener el control, las prerrogativas, y beneficios que el poder político proporciona. Dentro de estas prácticas y acciones, una de las que más evidencia lo que se he anotado líneas arriba,  es la que se ha publicitado ampliamente y que protagoniza el Gobernador del estado de Veracruz –Fidel Herrera-, ya que con sus declaraciones echa abajo todos los discursos que los priistas no se cansan de repetir, de que han aprendido de sus errores y de que han cambiado, de que son más incluyentes y democráticos.

Entender al poder político y los recursos públicos como una pertenencia que pueden ser utilizados discrecional y antiéticamente para mantener el control y los beneficios de un partido político, y posponer por ende el beneficio de la mayoría a través de dichos recursos públicos,  sólo denota que quienes participan, respaldan, promueven y apoyan a estos políticos/as buscan minar, debilitar, empobrecer, y socavar la democracia, y que sus declaraciones, discursos, posturas y debates sólo buscan esconder la antidemocracia que llevan y que nunca han abandonado.

En México necesitamos una organización política verdaderamente comprometida con los intereses del pueblo mexicano, es necesario y urgente dejar de escuchar y apoyar a estos partidos políticos que sólo buscan beneficiarse, necesitamos mirar a nuevas formas de organización y participación política.

Soc. Víctor Daniel García García

19/06/2010

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: