CULTURA CÍVICA Y PARTICIPACIÓN CIUDADANA: ACCIONES PRIMORDIALES DE UN PROYECTO POLÍTICO DIFERENTE

 En todas las sociedades contemporáneas, es innegable que la forma en que se entiende el campo de lo público y se estructuran los procesos público-políticos, dependen de las percepciones, valores, comportamientos e interpretaciones que ciertos grupos o individuos sociales de cualquier comunidad política tengan respecto al accionar público-político, así es como se estructura la cultura cívica-política de una colectividad.

Ahora bien, aparte de lo antes anotado, es necesario mencionar que la formación y posterior interiorización de una cultura cívica-política determinada en el individuo, depende de los procesos formativos e históricos que se les proporcionan a las y los ciudadanos de un Estado.

Por ende, para la consecución de la democracia entendida no sólo como régimen político, sino como estilo o forma de vida, se necesita que tanto los procesos formativos de las y los ciudadanos así como las interpretaciones, valores y comportamientos de los grupos sociales que componen una determinada comunidad política, provoquen, respeten, promuevan y enriquezcan los elementos de una cultura cívica-política democrática, como pueden ser la igualdad, el respeto, la libertad, la tolerancia, entre otros muchos.

Esta falta de construcción de una ciudadanía con cultura cívico-política democrática se transforma en el caso mexicano, en políticos, partidos políticos y lamentablemente en gobiernos (de los tres órdenes –federal, estatal, municipal-) que en muchos casos no evidencian acciones, prácticas o procesos apegados a los preceptos democráticos, lo cual nos lleva al desgaste de la idea de democracia y del proceso democratizador en nuestra sociedad.

Es decir, la falta de profundización y promoción en la cultura democrática de las ciudadanas y ciudadanos mexicanos ha ocasionado no sólo la falta de participación activa y constante de los mismos en los asuntos públicos-político, sino que ha creado poderes públicos y privados que se alejan del ideal poliárquico.

La democracia de ciudadanas y ciudadanos que requiere de individuos con una cultura cívico-política altamente democrática, en México, lamentablemente no ha podido alcanzarse plenamente, y a lo más que se ha podido llegar es a una democracia procedimental.

Por lo mismo amiga y amigo es que te invitamos a que te incorpores a un proyecto político que lo que busca fundamentalmente es crear, forjar, y fortalecer ciudadanas y ciudadanos con una elevada cultura cívica-política que redunde en un ciudadanía altamente informada para generar una verdadera opinión pública autónoma y no hetero-dirigida.

 

Soc. Víctor Daniel García G

12/04/2010

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: