DE PUENTE, DE LUTO Y CON CORAJE

 La actual coyuntura en la que nos encontramos los mexicanos, caracterizada por altos niveles de inseguridad, exaltada descomposición social, elevada desconfianza ciudadana hacia las instituciones, disolución de los lazos comunitarios de solidaridad, empatía y apoyo mutuo, extendida militarización del país, entre otras características peligrosas para el régimen democrático, requiere de decisiones, acciones y políticas públicas estructurales, incluyentes, democráticas y de largo plazo que atienda de forma inmediata las problemáticas que se expanden como polvorín encendido.

En este sentido, dichas dinámicas colectivas de solución requieren de una conjunción y a la vez una subordinación de intereses, ideas y proyectos, con el objetivo final de conseguir políticas públicas pertinentes, atinadas, eficientes y apegadas a solucionar los problemas más inmediatos y riesgosos que enfrenta la sociedad mexicana. Un verdadero proyecto de nación atendería las necesidades y carencias  más inmediatas de los infantes, los jóvenes, las mujeres, los adultos mayores, en fin de las y los ciudadanos a partir de consensos alejados de mezquindades, intereses grupales y  discursos pragmáticos y electoreros.

Estas necesidades y carencias más inmediatas están muy lejos de ser solucionadas si se pone mayor atención a las revistas banales de la vida social donde posan gobernadores; si se siguen posponiendo  la aprobación de normatividades en el Congreso de la Unión que beneficien a los grupos más vulnerables; si se utilizan los recursos públicos  de forma personal y familiar y se sigue manteniendo los particularismos;  si no se eliminan los beneficios de algunos sindicatos charros que reciben millonadas de recurso público; si no hay un cambio verdadero al interior de los partidos políticos y se vuelven más democráticos; si se siguen legislando a favor de empresas donde existe conflicto de interés.

Mientras gran parte de la sociedad mexicana arde de coraje por la serie de afrentas gubernamentales y de masacres criminales, mientras muchas familias mexicanas están de luto por una guerra inventada y una estrategia policial fracasada, la clase política mexicana se va de puente y deja sin atender temas de relevancias sustancial para el futuro inmediato del país.

Soc. Víctor Daniel García García

29/10/2010

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: