EL MIEDO Y LA LEY

Cómo en las mejores épocas políticas obscuras, donde políticos mafiosos organizaban la estructura estatal para impedir cualquier brote de descontento, disenso o movilización alterna a sus dictados e intereses, y donde las instituciones “autónomas” del Estado se encontraban bajo el control de una pequeña camarilla que las usaba para mantener sus prebendas y privilegios ejerciendo un “estado de derecho” inmoral, excluyente y autocrático, hoy en día en México algunas de las características de los regímenes antidemocráticos se han comenzado a presentar y a revivir, sin embargo una de las más preocupantes (que no es nueva) es la sumisión del poder legislativo (la supuesta cámara que representa al pueblo) al poder ejecutivo.

En el Estado de México, que bien podría ser catalogado como un estado bonapartista, actualmente se están aplicando prácticas políticas que evidencian un debilitamiento de la democracia y en contraparte un robustecimiento de un régimen autocrático. En está ocasión quisiera tocar el tema de la propuesta del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional y del Partido Verde Ecologista de México en la legislatura local del Estado de México referida a derogar las candidaturas comunes en el estado.

Si bien es cierto que la unión, convenio, acuerdo, o como le quieran llamar, de plataformas político-ideológicas diversas y contrarias, es desde el punto de vista político una equivocación que deslegitima el trabajo partidista actual e histórico de los institutos políticos que la realizan, algo que es aún más peligroso para la congruencia y fortalecimiento de las instituciones democráticas, es la utilización de uno de los poderes soberanos del estado (poder legislativo) para modificar leyes o aprobar iniciativas al fast track que impiden u obstaculizan propuestas que tratan de revertir la des-atención que la actual administración estatal ha hecho hacia sus ciudadanos.

La propuesta de modificación a varios artículos del Código Electoral del Estado de México por parte del PRI, PVEM y PANAL, en el fondo busca proteger los intereses del actual virrey del Estado de México y mantener a la vez las prebendas y beneficios al controlar el poder político del estado mexicano con mayor población.

Lo que se evidencia plenamente con estos artilugios de “aberración” o conflictos “ideológicos”, es que al igual que a nivel federal, en los estados vivimos una simulación de autonomía de los poderes soberanos y de los órganos autónomos, ya que tanto la legislatura (con aplanadora priista), como los órganos autónomos sirven a los intereses del gobernador en turno.

 El miedo que siente la actual clase política gobernante en el Estado de México a las candidaturas comunes se enfrentará con la “ley”, una ley reformada por una iniciativa que emana del ejecutivo enmascarada en propuesta legislativa de uno de los partidos políticos más cuestionados de México.

Soc. Víctor Daniel García García

13/09/2010

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: