MAS EXPLOTACIÓN AL TRABAJADOR, MÁS SUMISIÓN AL CAPITAL

En México, desde la primera década del siglo anterior, la cuestión de la protección del trabajador/ra  así como la de sus derechos ha sido un tema que ha sido de la mayor relevancia e importancia para pensadores y estadistas verdaderamente comprometidos con la nación mexicana.

La mayor parte del siglo anterior,  las/os trabajadores mexicanos gozaron de varios derechos laborales (contratación colectiva, seguridad social, sindicalización, justicia laboral) que hacían que México fuera uno de los países más progresistas en cuestiones de protección de derechos laborales, la legislación laboral consagraba y protegía los derechos de las/os trabajadores al considerarlos como elementos indispensables para el desarrollo de la colectividad.

Sin embargo desde la firma del TLCAN varios han sido los intentos del capital (empresas trans y multinacionales) a través de sus representantes nacionales (cámaras empresariales) para modificar la legislación laboral y por ende para debilitar aún más los derechos laborales de los trabajadores/as.

Desde aquel acuerdo comercial firmado en 1994 que los voceros gubernamentales presentaron como el acuerdo que permitiría a México llegar a un contexto de crecimiento y desarrollo similar al de los países de “primer mundo”, se han presentado propuestas emanadas de las cámaras empresariales y del mismo gobierno neoliberal -que ha secuestrado el poder en México- para socavar los derechos laborales de la población trabajadora mexicana.

El último intento de estas acciones neoliberales para volver –verdaderamente- esclavos a los trabajadores/as mexicanos es la propuesta de reforma laboral panista,  la cual tiene por objetivo beneficiar al capital en relación con el trabajador en la relación laboral que se presente, es decir, se busca una flexibilización del trabajo donde el capital no encuentre ningún tipo de “peligro” o “inconveniente” por parte del trabajador/ra  a sus intereses.

Es verdad que hay temas como la libertad sindical, de asociación y de falta de transparencia de parte de algunas organizaciones obreras que debería de analizarse y modificarse, sin embargo las propuestas panistas como contratación por hora, tiempo indeterminado, pago por hora o destajo, negación de huelgas, entre otras, lo que buscan de verdad es una total sumisión de los trabajadores/as al capital.

Frente a estás afrentas de la clase política que vive del erario público y que se preocupa más por conservar su puesto que por apoyar y beneficiar al pueblo, lo que nos resta es organizarnos en un proyecto político alterno que este verdaderamente preocupado por el bienestar de la mayoría; que este verdaderamente preocupado porque vive y enfrenta las injusticias.

 

Soc. Víctor Daniel García G

06/04/2010

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: