SOBRE CULTURA POLÍTICA AUTOCRÁTICA

Para los estudios políticos, una categoría de análisis de relevancia e importancia para reflexionar e interpretar los procesos, acciones y dinámicas que llevan a cabo los actores y actrices,  y las instituciones, es el razonamiento respecto de la cultura política que evidencian quienes controlan el sistema de poder en su conjunto, ya que con dicha categoría se pueden rastrear y enfrentar a la vez el pragmatismo de quienes controlan dicho sistema.

En México, todos los partidos políticos, las y los políticos, y quienes dirigen las instituciones políticas se declaran respetuosas de los derechos humanos, éticos, solidarios, empáticos, transparentes, incluyentes,  es decir, todos se declaran democráticos, sin embargo el pragmatismo con el que se conducen la mayoría de las personas que se ubican en el campo político se puede desmitificar y evidenciar con un análisis de la cultura política que evidencian, aquí quisiera analizar a grandes rasgos algunos elementos que permiten demostrar que quienes pretenden perpetuarse y mantenerse en el poder no comparten un cultura política democrática, sino todo lo contrarío, promueven, protegen, fortalecen, difunden y reproducen una cultura política autocrática.

El priismo en la actualidad no se cansa de decir, repetir y transmitir por medios de comunicación que han cambiado, que tienen un nuevo rostro joven, que han aprendido de sus errores, que son democráticos, que son incluyentes, que son civilizados y que saben gobernar, sin embargo, la realidad y los hechos de los últimos años y meses demuestra que dicho discurso y postura que propagan los políticos y las políticas del PRI son mentira, una farsa, un engaño, una forma discursiva para mantener el poder y las prebendas políticas.

Tres de los estados de la República, tres de los estados gobernados por el PRI, tres de los gobernadores más pragmáticos, tres de los estados donde la ciudadanía ha sido más agraviada, me servirá para tratar de ejemplificar y demostrar el argumento que ahora presento. En los estados de Veracruz, Oaxaca y Puebla, tenemos a tres políticos, tres Gobernadores que no se han cansado de repetir que su gobierno respectivo ha sido diferente, y es cierto, ya que han sido gobiernos caracterizados por una cultura política autocrática, es decir, gobiernos que toman las decisiones que afectarán a la sociedad de forma excluyente, antidemocrática, discriminatoria e inequitativa, ya que dichas decisiones las toman unos cuantos “notables” políticos/as.

                En Veracruz las declaraciones del Gobernador mencionando que tiene el “pinche poder” en las manos, las acciones del Gobernador de Puebla de intimidar a una periodista que demostraba las redes –protegidas- de explotación sexual infantil, o bien los procesos permanentes y continuos de represión que el Gobernador de Oaxaca ha implementado desde que arribo al poder hacia la sociedad civil y al pueblo aoxaqueño organizado, demuestran que las declaraciones, discursos, posturas y argumentos que las y los políticos del PRI no se cansan de repetir son una enorme mentira, una farsa, un engaño.

A lo anterior hay que recordar que junto con los políticos neoliberales del PAN, los priistas en el Congreso votaron a favor de aumentar los impuestos, algunos tienen presuntos nexos con el crimen organizado, y de que en el Estado de México, también tenemos un Gobernador del PRI “telenovelesco”  represor de pueblos que defienden sus tierras, que al igual que sus compañeros criminaliza la protesta social y el disenso.

                Es por lo mismo, y porque sabemos y conocemos a demasiados ciudadanos y ciudadanas verdaderamente comprometidas con México, con sus causas, con sus pueblos, con  sus objetivos, que te invitamos a que reflexiones bastante a la hora de votar, te invitamos a que lleves a cabo un voto libre y razonado y que denuncies todas las acciones de intimidación, compra o coacción del voto que el priismo seguramente llevará a cabo.    

En México, las y los ciudadanos (principalmente jóvenes) hemos sido testigos de procesos formativos e históricos que han sido determinantes para la construcción de una cultura política democrática, sin embargo aun prevalecen, se reproducen y se fortalecen prácticas y procesos caracterizados por un fuerte desdén democrático (cultura política autocrática), es por lo mismo, que como jóvenes que aspiramos a una sociedad verdaderamente democrática, las prácticas discriminatorias, excluyentes y antidemocráticas que se pretenden mantener y fortalecer  laceran la convivencia social democrática.

Soc. Víctor Daniel García G

01/07/2010

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: